Uploader: Ryan
Country: United States
Uploaded: Jun 16, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download dieta cetogenica epilepsia pdf

Actualizaciones
Dieta Cetogénica en Epilepsia
Juan Moya Vilches
Centro de Epilepsia Infantil. Servicio de Neurología y Psiquiatría, Hospital Luis Calvo Mackenna. Universidad de Chile.
ABSTRACT
The ketogenic diet is one of the oldest therapies
used for the treatment of epilepsy. During the last
decades, it has regained its place as an option
for patients with pharmacoresistant epilepsy. It is
based on a high fat, low carbohydrate diet, and fat
provides up to 90% of the total requirement of calories. Its speciic mechanism of action has not been
deined clearly, although it may be related to the use
of ketonic bodies as an alternative energy source.
The diet may be considered in every resistant epilepsy, and it is part of the irst-line treatment for
speciic conditions such as GLUT-1 deiciency and
pyruvate dehydrogenase deiciency. In addition, it
has acquired an emerging role in seizure control for
super-refractory status epilepticus. Its installation
and continuation must be evaluated for each patient
in an individual manner, taking into account the
clinical response as well as the potential adverse
effects. Its beneit on clinical practice is well-known
and it is our obligation as clinicians to be familiar
with its indications and to consider its use early on
treatment.
Keywords: Ketogenic diet, modiied Atkins diet, low
glicemic index diet, refractory epilepsy, status epilepticus.
RESUMEN
La dieta cetogénica es uno de los tratamientos más
antiguos en ser utilizado para el manejo de la epilepsia. En las últimas décadas, ha resurgido como
opción de terapia en pacientes con epilepsia de difícil control y pobre respuesta a fármacos. Consiste
en un aumento del aporte de grasas en la dieta, llegando a incluir hasta el 90% de las calorías totales
requeridas en base a lípidos. Su uso se fundamenta
en el uso de cuerpos cetónicos como fuente de enerEl autor declara no tener conlictos de intereses.
Recibido 12-2-2016. Aceptado 28-2-16.
gía alternativa neuronal, aunque aún no se han dilucidado sus mecanismos especíicos de acción. Se
ha posicionado como alternativa en toda epilepsia
resistente, siendo de primera elección en condiciones especíicas como la deiciencia de GLUT-1 y
el déicit de piruvato deshidrogenasa. Además, ha
adquirido un rol emergente en el control de crisis
en pacientes con status epiléptico super-refractario.
Su instalación y mantención debe ser manejada de
manera individual, atendiendo a la respuesta clínica
y potenciales efectos secundarios. Sus beneicios
en la práctica clínica son cada vez más conocidos
y obligan al clínico especializado en epilepsia a conocer sus indicaciones y a incorporarla dentro del
tratamiento de forma precoz.
Palabras clave: Dieta cetogénica, dieta modiicada
de Atkins, bajo índice glicémico, epilepsia refractaria, status epiléptico.
INTRODUCCIÓN
Si bien constituye un tratamiento antiepiléptico que
sólo ha alcanzado notoriedad progresiva en las últimas décadas, la dieta cetogénica representa una alternativa terapéutica cuyos orígenes se remontan a
casi un siglo. En 1921, el Dr. Rawle Geyelin revolucionó la convención anual de la Asociación Médica
Americana (AMA) al presentar los casos de varios
niños con epilepsia que habían tenido una reducción
duradera de sus crisis mediante períodos de ayuno.
Russell Wilder, médico de la Clínica Mayo, continuó el trabajo de Geyelin y hacia 1924 había diseñado su “dieta cetogénica”, que imitaba la situación
de ayuno a través de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, capaz de ser reproducida en el
hogar. La Clínica Mayo continuó desarrollando la
dieta hasta la década de 1940 como tratamiento para
las epilepsias a toda edad, pero el advenimiento de
los medicamentos antiepilépticos (fenitoína, carbamazepina, valproato) desplazó a la dieta como terapia para la epilepsia por largo tiempo, dejando en
suspenso el futuro de los tratamientos dietarios (1).
25
Revista Chilena de Epilepsia
Tuvieron que pasar cincuenta años para que un caso
emblemático relanzara la dieta cetogénica como opción validada en el manejo de epilepsia. En 1993,
Charlie, un lactante cuya epilepsia parcial no respondió a fármacos ni cirugía, fue tratado con un
régimen alto en grasas por el equipo de Neurología
Pediátrica del Hospital Johns Hopkins, logrando
controlar las crisis luego de instalada la dieta. Su
caso dio lugar a la creación de The Charlie Foundation, principal organización encargada de difundir los beneicios del tratamiento en la comunidad
mundial hasta la actualidad. Desde 1993 a la fecha,
los estudios relacionados a la terapia dietaria han
aumentado de forma signiicativa, y su uso se ha
estandarizado de manera tal que se han desarrollado
pautas internacionales de tratamiento. El consenso
internacional publicado en 2008 en la revista Epilepsia representa el punto cúlmine de la instalación
deinitiva de la dieta como tratamiento especíico de
epilepsia y sentó las bases que hoy en día deinen su
implementación en el entorno clínico (2) (3).
Probablemente, el siguiente paso para la dieta cetogénica es la concientización de la comunidad médica acerca de sus efectos favorables e indicaciones,
de modo de incorporarla dentro del abanico terapéutico en epilepsias resistentes (una vez que han
fallado los tratamientos habituales) y en condiciones especíicas en las cuales ha conseguido posicionarse como primera indicación de tratamiento.
DIETA CETOGÉNICA: DEFINICIONES
Dentro de las distintas opciones disponibles actualmente, la más conocida, utilizada y de mayor evidencia disponible es la dieta cetogénica “clásica”
o dieta de triglicéridos de cadena larga (LCT). En
ella, la principal fuente de calorías son las grasas,
manteniendo los requirimientos proteicos diarios y
reduciendo al mínimo el aporte de carbohidratos.
La razón entre el aporte de grasas y el aporte combinado de proteínas e hidratos de carbono es de 4:1,
aunque en adolescentes o adultos puede requerirse
una razón de 3:1 o de 2:1 para cubrir las necesidades nutricionales (sobre todo proteicas) propias
de cada grupo de edad. En los reportes clásicos se
restringía además el aporte de líquidos, pero la no
despreciable tasa de litiasis renal y constipación secundaria a la dieta ha discontinuado esta indicación
dentro del esquema terapéutico. Por otra parte, la
creación de fórmulas comerciales basadas en LCT,
imitando las proporciones calóricas de la dieta clá26
Año 16, Nº 1, Abril 2016