Uploader: Hugo
Country: Spain
Uploaded: May 26, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download educar las emociones educar para la vida amanda cespedes pdf

UNIVERSIDAD DE PLAYA ANCHA.
PROGRAMA DE DOCTORADO EN POLÍTICAS Y GESTIÓN EDUCATIVA.
CULTURA ORGANIZACIONAL
PROFESOR: DR. José Antonio López y Maldonado
RESUMEN
Educar las emociones
Educar para la vida
Amanda Céspedes Calderón
ALUMNA
Lorena Fernández del Río Donoso
Octubre, 2010
“Educar las emociones, educar para la vida” es un libro
dirigido a padres, educadores y todo aquel adulto que se relaciona en forma
permanente con niños, ayuda a entender y conocer lo que son las emociones y
el impacto del amor sobre las estructuras cerebrales diseñadas para
transformar las experiencias en vivencias cargadas de emoción. Todos
aquellos que estamos en contacto permanente con niños debemos saber cómo
educar las emociones, lo que exige conocer de modo sólido el escenario
biológico donde ellas ocurren y plasman nuestra existencia, lo que nos ayuda a
guiar en la formación emocional y desarrollar todas las potencialidades y
talentos del niño sin perder la felicidad propia del alma infantil.
Amanda Céspedes en este libro busca cambiar el paradigma del adulto
autoritario y dominante por uno empático, comprensivo, intuitivo, que conoce y
sabe utilizar las herramientas para lograr una comunicación afectiva y efectiva
necesaria, en su libro nos dice como: “Acompañar al niño hacia la conquista de
la conciencia de sí es un trabajo laborioso, que puede resultar más fácil si se
posee algunos conocimientos y éstos se conjugan con la voluntad de amar y la
certeza de estar cultivando dones para un mundo mejor”, además nos dice que
“Instalar las emociones en la escuela y ampliar el ámbito de la educación en
casa a la llamada educación emocional, constituye un cambio de mirada
imprescindible para preservar en nuestros niños su más preciado potencial: el
perfecto diseño de un programa biológico que garantiza la felicidad y la
armonía”.
En el libro podemos aprender como entendiendo la personalidad de los
otros a través de conocer el temperamento, el carácter y el cerebro en el
ámbito social, logramos educar a nuestros niños para que tengan una vida
emocionalmente sana y llena de felicidad y amor.
El capítulo I: “El intelecto emocional se nutre de afecto”, invita al
lector a descubrir como el diminuto cerebro del feto va transformando y
archivando las vivencias y así construyendo una memoria autobiográfica
alrededor de la cual se articula su identidad individual. Por otra parte, explica
como durante muchos años el estudio de las emociones tendió a ser ignorado
siendo un enfoque más bien experimental, parcelado, escasamente integrado
con la psicología de la salud y abordado en exceso desde la psicopatología, sin
embargo, a fines del siglo XX, las emociones ligadas a la salud irrumpieron con
inusitada fuerza en el escenario explicativo de los fenómenos humanos, de la
mano de la emergente escuela de psicología transpersonal, luego nutridas por
la corriente de medicina holística y terapias alternativas y, más tarde,
entusiastamente apropiadas por las neurociencias, llevando al ciudadano
común las investigaciones sobre salud, adaptación social y emociones, a través
de autores como Damasio, Daniel Goleman y Le Doux, logrando un
extraordinario avance en el estudio y aplicación del conocimiento de la vida
emocional humana a la vida sana y a la armonía existencial.
En el Capítulo II: “Apego y vínculo: Las emociones cuentan para
sobrevivir”, podemos aprender como el cerebro del niño desde que está en el
útero se prepara activamente para reconocer al otro e investirlo de una
profunda y duradera significación emocional y como una vez nacido, el bebé
llega al mundo perfectamente preparado para iniciar un proceso constante,
cada vez más complejo e intenso, logrando a los dos meses de vida
experimentar un estado de enamoramiento mutuo con su madre, es aquí
cuando aparecen una señal inequívoca de la voluntad del bebé por insertarse
en el mundo social: la sonrisa intencionada. A partir de entonces, el niño esta
óptimamente preparado para ir ampliando las vinculaciones primarias,
estableciendo con nuevos actores relaciones intersubjetivas cargadas de
afectividad, cada encuentro quedará grabado en la memoria emocional del
niño. Desde este momento y durante las próximas dos décadas las
vinculaciones con otros significativos tendrán un papel crucial en la
construcción de una personalidad sana y equilibrada o, por el contrario, de una
personalidad frágil y proclive a la enfermedad.
En el Capítulo III: “La armonía emocional” podemos ver como los
niños atrapados en la oscura celda de las emociones negativas – miedo, rabia,
pena, dolor psíquico- y sentimientos negativos – desesperanza, frustración,
desencanto, pesimismo- se encuentran detenidos, paralizados, incapaces de
crecer emocionalmente y cognitivamente, y muy vulnerables a las
enfermedades. Sus recursos intelectuales y emocionales, de por sí precarios,
son invertidos en alimentar la hoguera de la rabia y de la desesperanza. Es
preciso, que ellos accedan a la armonía emocional, ya que es el más preciado
legado de crecimiento integral que nos deja un proceso vincular exitoso. La
plataforma primaria de la armonía emocional está constituida por tres potentes
sentimientos, los que comenzaron a gestarse antes de nacer, se fortalecieron
durante las sucesivas vinculaciones del niños con otros significativo y van a
ser, en definitiva, los fundamentos sobre los que el adulto va a construir su vida
social y sus relaciones afectivas, ellos son: La alegría existencial, la motivación
y la serenidad. Sentimientos que se explican con claridad y profundidad en este
capítulo.
En el Capítulo IV: “La conquista de la autorrealización emocional.
Domando al caballito salvaje”, se muestran variados guiones de niños en
diferentes etapas de la vida y se explica en cada una de ellas como va
evolucionando el desarrollo emocional del niño, sus actitudes, el impacto que
tiene el medio en que está inserto y las relaciones con los otros significativo. En
cada relato se entregan claves para que los padres, profesores y las personas
vinculadas con niños sepan que hacer y como leer cada proceso de regulación
emocional del niño o adolescente, logrando que la gradual consolidación del yo
y de la estructura de personalidad definitiva sea emocionalmente sana.
En el Capítulo V: “La familia como agente protagónico en la
educación de las emociones”, Nos muestra como desde las experiencias
primarias del apego hasta la conquista de la autonomía al final de la segunda
década de la vida, el ser humano va escribiendo un guión intersubjetivo, en el
cual, cobran crucial importancia sus padres y familiares cercanos, los cuales,
son los maestros en la educación de las emociones, en este libro se explica