Uploader: Toby
Country: Germany
Uploaded: May 13, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download hernias inguinales pediatria pdf

CIRUGÍA PEDIÁTRICA
PEDIÁTRICA
Acta Pediatr Esp. 2007; 65(5): 231-235
Hernias más frecuentes de la pared abdominal
M.J. Moya Jiménez, A. Maraví Petri1, J.C. de Agustín Asensio2
MIR. 1Médico adjunto. 2Jefe de Servicio. Servicio de Cirugía Pediátrica. Hospital Infantil.
Hospitales Universitarios «Virgen del Rocío». Sevilla
36
Resumen
Abstract
La patología más frecuente hoy en día en las unidades pediátricas de cirugía mayor ambulatoria son las hernias de la pared
abdominal. Por ello pensamos que el objetivo principal de este
trabajo era dar a conocer a pediatras y médicos de familia los
datos clínicos, el tratamiento quirúrgico y el circuito asistencial
de esta entidad eminentemente quirúrgica. Incluimos la hernia
inguinal indirecta, la hernia umbilical, la hernia epigástrica, la
hernia crural y, por último, la hernia ventral lateral o de Spiegel. Los puntos de controversia en cada una de las patologías,
como son la revisión del lado contralateral en la hernia inguinal
indirecta o el caso especial de los pacientes prematuros por la
mayor probabilidad de apneas postoperatorias, son fruto, además de una extensa revisión bibliográfica, de la experiencia de
un centro especializado de tercer nivel durante 35 años.
Title: The most common abdominal wall hernias
Palabras clave
Keywords
Hernias de pared abdominal, cirugía ambulatoria, apnea postoperatoria del prematuro
Abdominal wall hernias, ambulatory surgery, postoperative apnea of the premature infant
Introducción
por incarcerlación o estrangulación, situación que hace necesario un diagnóstico expedito y un tratamiento temprano para
evitar complicaciones. Exponer los múltiples tipos de HPA nos
alejaría del objetivo de este trabajo, por lo que intentamos centrarnos en los datos clínicos de los procesos más frecuentes,
en el tratamiento quirúrgico y en las consideraciones especiales de cada caso, además de marcar la ruta de comunicación
más adecuada entre la asistencia primaria (AP) y la especializada (AE) (figura 1). En este sentido, describiremos, dada su
frecuencia, la hernia inguinal indirecta, la hernia umbilical y la
hernia epigástrica o ventral, sin olvidarnos, aunque sean raras,
de la hernia crural y de la hernia ventral lateral o de Spiegel.
Las hernias de la pared abdominal (HPA) constituyen el procedimiento quirúrgico más frecuente en un servicio de cirugía
pediátrica. A diferencia de otras enfermedades –hoy en día
susceptibles de tratamiento quirúrgico, aunque quizá no en un
futuro–, las HPA, desde que en el año 25 d.C. Celso documentó
el tratamiento quirúrgico de la hernia inguinal1, constituyen, 20
siglos después, una entidad eminentemente quirúrgica que,
posiblemente, continuará siéndolo siempre.
El extraordinario avance experimentado en la producción de
distintos tipos de suturas, unido a la evolución de las prestaciones del Sistema Nacional de Salud y a una mayor información y conciencia social, por sus características, hacen de las
HPA una patología que se adapta perfectamente a los requisitos exigidos en la cirugía mayor ambulatoria (CMA), lo que
permite que la estancia media hospitalaria haya descendido a
cifras que no se podían imaginar hace algunos años2.
La idea de este trabajo es dar a conocer a los pediatras y
médicos de familia nuestra experiencia de 35 años y, con ello,
insistir en que se trata de las anomalías congénitas más frecuentes en la práctica diaria. Asimismo, a pesar del conocimiento y de la información, sigue vigente el riesgo de daños
Currently, abdominal wall hernias are the conditions most frequently treated in a pediatric ambulatory surgery unit. For this
reason, in this paper, we proposed to provide a detailed report of
the clinical data, surgical management and the treatment protocol associated with this surgical entity for pediatricians and general practitioners. We include indirect inguinal hernia, umbilical
hernia, ventral hernia, femoral hernia and, finally, Spiegelian
hernia. The surgical exploration of the contralateral side in inguinal hernia and the special case of premature infants, because of
the increased probability of postoperative apneas, seem to be
the major points of controversy with respect to these entities.
We have reviewed the literature extensively and the experience
of our hospital over the last 35 years.
Hernia inguinal indirecta
Embriológicamente, hacia la quinta semana de gestación y a
partir del mesonefros, se desarrollan los testículos como una
estructura retroperitoneal. Hacia la duodécima semana se origina el gubernaculum testis, que arrastra los testículos a través del conducto inguinal, al mismo tiempo que el proceso
peritoneovaginal se fija a los testes pasando por el anillo superficial hasta el escroto3. Formada la vaginal del testículo, el
proceso peritoneovaginal sufre una involución cerca del mo-
©2007 Ediciones Mayo, S.A. Todos los derechos reservados
Fecha de recepción: 25/01/07. Fecha de aceptación: 25/01/07.
231
Correspondencia: J.C. de Agustín Asensio. Servicio de Cirugía Pediátrica. Hospital Infantil. Hospitales Universitarios «Virgen del Rocío». Avda. Manuel Siurot, s/n.
41013 Sevilla. Correo electrónico: [email protected]
Hernias más frecuentes de la pared abdominal. M.J. Moya Jiménez, et al.
el esfuerzo y desaparece con la relajación o la presión. Es necesario establecer el diagnóstico diferencial con el hidrocele,
el quiste de cordón, el testículo no descendido, el varicocele, el
absceso y la adenopatía inguinal (figura 2).
El médico debe intentar su confirmación provocando maniobras que aumenten la presión intrabdominal; no es fiable la
detección del engrosamiento del cordón o la sensación sedosa
(signo de la seda). No obstante, en gran parte de los casos, el
cirujano se verá obligado a la reparación en función del informe del pediatra o el médico de familia, o de un interrogatorio
paterno fiable.
Mención especial merecen los apartados de la hernia inguinal irreductible (incarcerada), la hernia inguinal en el prematuro y la hernia inguinal en las niñas.
Figura 1. Circuito asistencial de las hernias de la pared abdominal.
AE: asistencia especializada; RDQ: registro de demanda quirúrgica;
DUE: diplomado universitario en Enfermería
mento del nacimiento, e incluso durante el primer año de vida,
que separa la cavidad peritoneal del conducto inguinal y deja
la túnica vaginal rodeando el testículo. Cuando esta involución
no se produce, surgen las anomalías inguinales, entre las que
destacan la hernia inguinal, el hidrocele, el quiste de cordón y
las anomalías combinadas4.
Podemos definir la hernia inguinal (HI) como la protrusión de
vísceras abdominales, generalmente del intestino, aunque
otras veces del ovario y el epiplón, dentro del saco peritoneal.
No conocemos su incidencia, y se estima en 10-20 hernias por
1.000 nacidos vivos5. La proporción niños/niñas es de 4-10:1,
con predominio del lado derecho en un 60% de los casos; se
estima que un 10% son bilaterales6. Se aprecia una mayor incidencia en niños prematuros, así como en niños con antecedente familiares de HI, asociada a fibrosis quística, displasia
de caderas, criptorquidia, genitales ambiguos, hipospadias y
epispadias, ascitis, derivación ventriculoperitoneal y defectos
congénitos de la pared abdominal7.
En la clínica, la HI se manifiesta como un abultamiento en la