Uploader: Tommy
Country: Germany
Uploaded: May 09, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download sindrome tunel carpiano pdf

TEMA 4
Carlos Rodríguez Pago.
¿Q ué
I
Síndrome de túnel carpiano
es y a qué puede deberse ?
El síndrome del túnel carpiano (STC) es la neuropatía por atrapamiento más frecuente. Deriva de la compresión del nervio
mediano al nivel de la muñeca. Es más frecuente en el sexo femenino 2:1, entre los 40 y 60 años con otro pico alrededor
de los 75 y con claro componente ocupacional (Tanaka S, 1994; Bland JD, 2003). Los síntomas son bilaterales en el 50%
de los pacientes. El síndrome de túnel carpiano es la principal causa de acroparestesias de la extremidad superior.
Puede estar causado por:
n Causa idiopática (degeneración hipertrófica del ligamento anular no específica), hasta un 50% de casos.
n Traumas y microtraumas (fracturas mal consolidadas, fracturas de Colles, callosidades, obreros de máquinas
neumáticas, amas de casa, ...)
n Artritis inflamatorias: artritis reumatoide, lupus, ...
n Artritis microcristalinas: gota, condrocalcinosis, ...
n Endocrinopatías: diabetes melitus, hipotiroidismo, acromegalia, ...
n Tenosinovitis de los flexores.
n Embarazo.
n Anticonceptivos.
n Enfermedades de depósito: amiloidosis, mucopolasacaridosis, ...
n Artropatía del hemodializado.
n Mieloma múltiple.
n Gangliones.
n Tumores: lipoma, hemangioma, ...
n Infecciones: enfermedad de Lyme, artritis séptica, ...
n Obesidad.
n Un estudio de casos control encontró una serie de factores de riesgo en la población general, en los que se
incluía la flexo-extensión repetida de la muñeca, dietas rápidas, bajo peso, histerectomía con oforectomía y
menopausia reciente.
Aunque la patología del túnel carpiano presenta una serie de etiologías ya descritas, podríamos diferenciarla en
aguda y crónica. La forma aguda suele ser poco frecuente y es debida a un aumento rápido y sostenido de la presión
en el túnel carpiano, suele asociarse a fractura de radio. También puede asociarse a quemaduras, coagulopatía,
infecciones locales y a las inyecciones. La forma crónica es mucho más común y los síntomas pueden persistir durante
meses o años.
El STC es el síndrome más común por traumatismo repetido, en EE.UU representa casi el 62% de todos los casos
notificados de enfermedad profesional. Ocupaciones de riesgo: trituradoras, cajeros, envasadores y carniceros, trabajadores de costura de los asientos de automóviles, tiendas de comestibles y gran parte de las líneas de montaje.
Debemos realizar un diagnóstico diferencial con una serie de patologías como: hernia discal cervical, síndrome del
desfiladero salida torácico, compresión del nervio mediano a otro nivel hernia discal cervical, síndrome del desfiladero salida torácico, compresión del nervio mediano a otro nivel.
¿C ómo
se manifiesta?
El paciente refiere habitualmente síntomas de larga evolución. Es raro el debut agudo. El inicio de los síntomas suele ser
nocturno e insidioso. El enfermo describe las molestias como hormigueo y tumefacción de la mano de carácter progresivo.
Los síntomas más frecuentes son dolor y parestesias en el territorio de inervación del nervio mediano, ocasionalmente
irradia a antebrazo y codo (diagnóstico diferencial con radiculopatías cervicales) de predominio nocturno con afectación del
sueño, puede ceder con elevación del brazo y agitación de la mano.
19
Reumatología
Pueden existir síntomas más precoces que los sensitivos, relacionados con una leve debilidad de la musculatura (abductor
corto, flexor corto y oponente del 1er dedo) y discreta atrofia de eminencia tenar.
La mano puede estar seca y caliente por disminución del sudor normal, por desequilibrio vasomotor.
Exploración física
En los casos avanzados puede haber atrofia de eminencia tenar, debilidad y dificultad para los movimientos de abducción
y oposición del primer dedo (ver fotografías en Fisterra-e).
El signo con mayor valor predictivo es el de Flick. Es positivo cuando el paciente al ser preguntado: “¿Qué hace usted
con la mano cuando los síntomas están peor?” responde agitando su mano de la misma manera que lo hace para bajar
un termómetro. También son útiles y bastante seguros: incapacidad para distinguir estímulos dolorosos en la región
palmar del dedo índice en relación con el otro lado y el diagrama de la mano de Katz (patrón clásico o probable). Menos
útiles aunque más utilizados son el signo de Phalen (la flexión máxima de ambos carpos (ventral) durante 2 minutos
produce parestesias) y el signo de Tinel (la percusión con el martillo de reflejos sobre el ligamento anular -cara ventral
muñeca- produce sensación de descarga eléctrica sobre 2º y 3º dedos) (ver fotografías en Fisterra-e) (D’ArCy CA, 2000).
La evolución espontánea de la enfermedad es hacia el progresivo deterioro irreversible de la función nerviosa (dolor,
fallos de sensibilidad y pérdida de fuerza).
(: Esta guía incluye imágenes que podrán ver visitando la web: http://www.fisterra.com/fisterrae/).
¿Q ué
pruebas complementarias hacer?
EMG: detecta la disminución de la velocidad de conducción sensitiva y motora. Útil para confirmar el diagnóstico
y valorar la severidad de la compresión. Si es normal, no descarta síndrome de túnel carpiano. Valores normales:
Latencia sensitiva >3,7 milisegundos. Diferencia de 0,4 miliseg ó + entre el mediano y el radial o cubital. Latencia
motora >4 miliseg.
Radiología: preferible en casos postraumáticos. Anteroposterior de carpo para valorar deformidades y axial para
valorar estrechez de canal o existencia de prominencias. Radiografía cervical si existe sospecha de radiculopatía
cervical. Aunque el diagnóstico del STC se basa en la clínica y en el estudio electromiográfico, existe entre un 13-27%
de pacientes sintomáticos con electromiograma normal. En estos casos la ecografía y la resonancia magnética son de
utilidad (Keles I, 2005).
Analítica: hemograma, VSG, proteinograma, glucemia, creatinina, uricemia, ANA, FR, TSH y T4.
Otras pruebas complementarias que pueden utilizarse para el diagnóstico: el TAC, la RNM y la ecografía, más utilizadas para el diagnóstico diferencial que para su diagnóstico etiológico.
¿C ómo
tr atarlo?
Un 34% de casos de causa idiopática remite sin tratamiento en 6 meses, con mejor pronóstico en: mujeres, embarazadas y jóvenes. Existen pocos estudios que comparen las diferentes opciones terapéuticas en casos con síntomas leves
(Verdugo Renato J, 2008).
Tratamiento etiológico
Controlar y tratar el problema específico: diabetes, hipotiroidismo, artritis reumatoide, gota, ... Valorar la retirada de los
anticonceptivos orales y en gestantes evaluar después del parto.
Tratamiento conservador
Indicado en casos con síntomas leves, sin atrofia de la eminencia tenar, embarazo o con historia de sobreuso.
Puede recomendarse reposo de la mano, AINEs y/o una férula dorsal nocturna en extensión que abarque mano y
antebrazo (se ha demostrado que la cirugía obtiene mejores resultados que esta última).
En casos crónicos la rehabilitación ocupacional se asoció a un mayor porcentaje de regreso al trabajo que los cuidados
habituales (Gerritsen AA, 2002; O’Connor D, 2003). En una revisión de la utilización de ultrasonidos como tratamiento
fisioterapéutico, éstos demostraron ser de utilidad para el tratamiento sintomático con un elevado nivel de evidencia,
pero no para el tratamiento etiológico (Alvayay CS, 2008).
20
Síndrome de túnel carpiano
Existen discrepancias sobre la utilidad del uso de corticoides locales. En algún estudio apuntan que resultan tan eficaces
como la descompresión quirúrgica en la mejoría de la sintomatología a corto y medio plazo hasta 1 año (Ly Pen D, 2005;
Hui AC, 2005) aunque no mejoran la fuerza de prensión de la mano (Hui AC, 2005).
Una revisión Cochrane que analiza la utilidad de la inyección local de corticoesteroides concluye que ésta proporciona una
mejoría clínica frente a placebo al mes de la infiltración, sin utilidad más allá del mes. Igualmente refiere que la infiltración
local presenta una mejoría clínica mayor que la administración oral de corticoides hasta 3 meses y que comparando la